Conoce a nuestros equipos – Prebenjamín Masculino

Hola soy Alvaro, tengo 18 años, y estoy estudiando el grado en edificación más master en gestión urbanística, llevo toda la vida en el colegio, como alumno y como jugador, siempre he tenido a mis hermanos mayores de referencia, y es por ello que ahora estoy aquí.

Este es mi segundo año como entrenador, empecé el año pasado, en la temporada 2018/19 entrenando con Nerea, María y Mar a este equipo, cuando estaban juntos chicos y chicas. La verdad es que al principio me metí un poco por curiosidad, desde pequeño siempre veía con admiración a mis entrenadores, por lo que en 2018 decidí probar como era esa sensación. Al principio cuando supe que iba a tener que entrenar a treinta y pico niños me asusté bastante, pero fue el ver a Nerea y Claudia lo bien que se lo pasaban lo que hizo que me resultara más fácil adaptarme.

Hola yo soy Rafa, tengo la misma edad que Alvaro y estoy encantado de compartir equipo y experiencias con él. De hecho, llevamos una trayectoria similar. Estoy en Patrocinio desde que tengo uso de razón, como estudiante, jugador y como entrenador. Actualmente estoy cursando estudios de Físio y Cafyd en la Universidad Europea de Madrid.

En mi segundo año como entrenador, comparto mi tiempo dentro del Club también como jugador del equipo sub22 masculino. Por mis estudios, espero mantener estrechamente ligada mi trayectoria como entrenador a la de Físio y siempre aquí, en mi casa.

Al principio me parecía un caos enorme, ¿cómo iba a hacer para conseguir que treinta niños se lo pasaran muy bien todos los días y además aprendieran lo básico del baloncesto? Pues para ser sincero no sé cómo pasó, pero al cabo de unos meses se me hizo bastante fácil entrenarles a todos ellos, era como si todo fuera cuesta abajo, no te costaba nada.

Tras el primer año, que me gustó cantidad, decidí seguir entrenando, pero esta vez lo hice con otro amigo de toda la vida del colegio, con el que he vivido más de la mitad de mi vida junto a él. Llevo con Rafa desde los cinco años más o menos en baloncesto, al principio era como un niño más de la actividad extraescolar del baloncesto, pero con el paso del tiempo nos fuimos conociendo y forjando nuestra amistad, hasta ahora, que seguimos siendo muy buenos amigos.

Respecto a los niños, pues que decir, cada uno es un mundo totalmente distinto, pero una cosa tienen en común, la pasión que tienen por el baloncesto.

Cuando quieren y juegan en equipo son imparables, tienen una energía y un interés por el baloncesto tan grandes que incluso hay veces que los entrenamientos parecen un paseo para la edad que tienen.

Me encanta como son, como te miran siempre tan asombrados, esa mirada con la que yo mismo miraba a mis entrenadores, es una sensación ten increíble que no se puede describir con palabras, es simplemente mágica.

Lo mejor es que aunque parezca que eres tú el que les enseña a ellos, realmente son ellos los que te enseñan a ti, cómo gracias a ellos vas creciendo cada día más para darles todo lo que sabes es un lujo imposible de igualar.

Me parece que es todo un privilegio el tenerles como jugadores, el verles crecer cada día, cómo van evolucionando a mejor cada vez más.

Estamos muy orgullosos del equipo que tenemos, no nos podría haber tocado uno mejo Álvaro y Rafa